Domingo, 27 de septiembre

Domingo, 27 de septiembre

Domingo, 27 de septiembre
Semana XXV del tiempo ordinario

Recuerda:

  1. Pide el Espíritu Santo
  2. Lee despacio y entiende
  3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
  4. Ora, respóndele al Señor
  5. Actúa, llévalo a tu vida)

Evangelio según San Mateo 21, 28-32
En aquel tiempo dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
—¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: «Hijo, ve hoy a trabajar en la viña.»
El le contestó:
— «No quiero.» Pero después se arrepintió y fue.
Se acercó al segundo y le dijo lo mismo.
El le contestó:
— «Voy, señor.» Pero no fue.
¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?
Contestaron:
—El primero.
Jesús les dijo:
—Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y aun después de ver esto vosotros no os arrepentisteis ni le creísteis.

Pistas: Jesús habla hoy a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo. A los que, en teoría, ya estaban trabajando en la viña. Les dirá: los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el Reino. Los primeros dicen: vamos. Pero no están entrando en el Reino porque no acepta a Jesús. Los publicanos y prostitutas, sin embargo, escucharon la predicación de Juan el Bautista y se convirtieron, pero ni siquiera eso les hace creer a los primeros. Jesús intenta hacerles ver su incoherencia y cerrazón.
Y ¿a nosotros? ¿qué nos puede enseñar la Palabra de Dios hoy? En primer lugar, si has dicho “sí” a Jesús, ten cuidado de no ser como los sumos sacerdotes y los ancianos, que dicen “sí”, pero no van, es solo de boquilla. Segundo, si has estado lejos, si le has dicho que no a Dios con tus elecciones o con tu manera de vivir, estás a tiempo. Acércate a Él, entra en su viña (en la Iglesia, en el Reino de Dios). Por muy lejos que hayas estado, no importa.
Es fácil vivir en las apariencias, en la comodidad, en el decir una cosa y hacer otra. Pero al final te quedas fuera, en la frustración, fuera del Reino de Dios. Jesús propone hoy que actuemos, que vivamos, que vayamos… a pesar de que a veces digamos que no, a pesar de que a veces nos apartemos.
El reto para esta semana es examinar tu “sí”, ¿palabras y vida, palabras y hechos van de la mano?

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a tu vida.

Deja tu comentario