Lunes, 15 de abril

Lunes, 15 de abril

Lunes 15 de abril
Lunes Santo

(Recuerda:

  1. Pide el Espíritu Santo
  2. Lee despacio y entiende
  3. Medita qué te dice la Palabra de Dios
  4. Ora, respóndele al Señor
  5. Actúa, lleva a tu vida la oración)

Evangelio según san Juan 12,1-11
Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien habla resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa.
María tomó una libra de perfume de nardo, autentico y costoso, le ungió a Jesús los pies y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume.
Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice: «¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselos a los pobres?» Esto lo dijo, no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenía la bolsa llevaba lo que iban echando.
Jesús dijo: «Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros, pero a mí no siempre me tenéis.»
Una muchedumbre de judíos se enteró de que estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos.
Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús.

Pistas: Por un lado están Lázaro, María y Marta. Aman a Jesús. Son sus amigos. Jesús va a su casa a descansar. Recuerda cómo nos cuenta Juan que Jesús lloró cuando su amigo murió y la confianza con la que le hablan María y Marta.
En la Última Cena Jesús tendrá un gesto para enseñar a sus discípulos a amar y servir. María lo tiene hoy con Jesús. Frente a la violencia, el sufrimiento, la injusticia que se avecina, Jesús descansa con sus amigos y se siente amado.
Por otro lado, aparecen los que van a acabar con Jesús. Su apóstol, Judas, que lo traicionará. Todo se fue fraguando con la vida que Judas llevaba. A pesar de estar con Jesús y conocerle, no vive lo que Él enseña… Posiblemente estaba ya muy lejos de amar a su Maestro, su dios era otro (por un puñado de monedas traicionará a Jesús).
Aparecen también los curiosos. Para ver al que Jesús había resucitado. Sabían que Jesús tenía muchos enemigos y querían comprobar si se había atrevido a acercarse a Jerusalén.
Por último, los que quieren acabar con Jesús porque la gente se les va. Han corrompido la fe judía: mienten, engañan, manipulan, con tal de salirse con la suya. La religión se ha convertido en su modo de vida, en una forma de justificarse, no en expresión de la vida interior. Y no es algo que suceda de repente. Además, no sólo quieren acabar con Jesús, sino con todos los que hacen que la gente crea en Jesús.
Qué poco ha cambiado el mundo, cuántos cristianos son perseguidos porque su vida es testimonio de Jesús. Y cuántos se aferran a ciertas actitudes con tal de que su estatus no cambie.
Se acerca el Triduo Pascual en el que recorreremos con Jesús desde su Última Cena hasta su resurrección. Y las lecturas de estos días nos acercan a personajes que son clave: Lázaro y su resurrección. Judas que traicionará a Jesús. Los curiosos que no serán capaces de tomar partido. Y los enemigos de Jesús que quieren acabar con Él.
Quizás pueda servirte para orar con este Evangelio pensar con cuál de los personajes te identificas más o con cuál te gustaría hacerlo. También pensar en la humanidad de Jesús, sus amigos, su mundo, la situación… tan complicada como lo es muchas veces nuestra vida.
Lo que hará Jesús al morir en la Cruz cambiará el mundo. Pero no lo hará desde fuera, sino implicándose hasta entregar la propia vida.

Relee el Evangelio, escucha lo que Dios te dice, respóndele con tu oración y llévalo a la vida.

Deja tu comentario